El Invitado por encima del propietario Parte 2 - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

El Invitado por encima del propietario Parte 2

Dos grados de confianza Estos dos niveles (de manera natural y por encima de la naturaleza) corresponden a dos niveles de confianza: hay una confianza en Dios que acompaña la acción de acuerdo con la naturaleza, y hay una confianza más elevada que sentimos incluso cuando aparentemente no hay ningún factor natural que pueda explicarlo […]
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print

El Invitado por encima del propietario Parte 2

Dos grados de confianza

Estos dos niveles (de manera natural y por encima de la naturaleza) corresponden a dos niveles de confianza: hay una confianza en Dios que acompaña la acción de acuerdo con la naturaleza, y hay una confianza más elevada que sentimos incluso cuando aparentemente no hay ningún factor natural que pueda explicarlo o causarlo.

Y en palabras del Rebe (Likutei Sijot, tomo VI Beshalaj alocución 2):

Hay dos formas de confianza:

  1. Cuando el liderazgo desde lo Alto es de una manera que “bajan las cosas de manera ordenada, según la naturaleza” (en el lenguaje del Jasidut: tal como es del lado de memale col Almin, la luz que llena todos los mundos);
  2. Cuando uno ve que el liderazgo desde Arriba es de una manera que “las cosas fluyen… no según la naturaleza” (en el lenguaje del Jasidut: a la manera de sovev col almin, la “luz que rodea todos los mundos”), entonces se requiere un mayor grado de confianza…

De la primera manera, aunque el hombre sabe que todo proviene de Dios, percibe en su mente y razón humana que la bendición de Dios puede investirse en las vestiduras de la naturaleza. Esta confianza en Dios se expresa en el sentido de que la persona tiene el control de la realidad. Mientras que en el último caso, la persona siente que no es el dueño de casa en absoluto, nada está bajo su control y todo viene de Dios, porque investirse de forma natural no existe en esta situación en absoluto.

El invitado se hizo propietario

Hoy en día, estos son de hecho dos formas diferentes: la confianza en Dios a través de la vestimenta en la naturaleza (como el dueño de la casa) y la confianza en Dios que no es según la naturaleza (como el invitado). En la redención verdadera y completa, nuestras herramientas de logro y percepción serán refinadas y trascendentes, y la esencia que hoy es una “luz abarcadora” por encima de la razón y la lógica y que se percibe solo en la fe, vendrá y se revelará de manera simple e internamente dentro de la naturaleza, y se podrá percibir en la mente humana.

Lo mismo se puede decir sobre Sheminí Atzeret y Simjat Torá, entonces, como dice el Rebe (ver la alocución de la Noche de Simjat Torá 5758, en relación con los Ushpizin jasídicos), el invitado, los Ushpizin de Sucot se convierten en dueño de casa. Por la fuerza de la enorme alegría de Simjat Torá, se puede sentir también el lugar que en un estado normal estaría por encima de la percepción, dentro de la conciencia y la percepción realmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Skip to content