fbpx

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Cashrut

Torá y Evolución

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim

¿Cuál es el punto de vista de la Torá respecto a la teoría de la Evolución, en especial del Jasidut?

El punto de vista de la Torá es claro, ya que una de las razones por las que el precepto de descansar el séptimo día de cada semana es “porque Di-s durante seis días hizo el cielo y la tierra y en el séptimo día se detuvo y descansó”. Entendemos por esto que los seis días de la creación son días en sentido estricto y no, como dirían algunos, seis épocas. También se desprende de las palabras de nuestros Sabios en diferentes lugares que los días de la creación fueron días de veinticuatro horas cada uno (cf. Pirkei Derabbi Eliezer , cap 3 y siguientes, Midrash Rabá sobre parashá Bereshit, Tratado Sanedrín 38b, etc.)

  1. b) En la historia de la Creación también se describe su desarrollo: las criaturas creadas el martes, miércoles, jueves y viernes. Lo que significa que las especies fueron creadas cada una por separado. Y según el sentido simple de la Escritura: la tierra produjo plantas, peces, serpientes, pájaros, animales salvajes y domésticos, y finalmente fue creado el hombre. Por lo tanto, la especie no evolucionó de una a otra.


Nota: conocemos las interpretaciones reportadas en ciertos libros y en particular en las palabras de Or Ha’haïm que mencionas en tu carta, palabras que pueden vincularse a la teoría de la evolución. Pero si analizamos estos libros y artículos, nos damos cuenta de que no fueron escritos por una profunda convicción de la validez de esta teoría, sino por un propósito específico que encontramos en la “literatura de la justificación” (apologética) cuyos autores quisieron mostrar a los pueblos del mundo que uno puede encontrar su punto de vista y su teoría en las Sagradas Escrituras y también en las palabras de nuestros Sabios. 1Los mismos autores sabían que se trataba sólo de una explicación dada por obligación y por la fuerza. Se vieron obligados a usar este lenguaje para mejorar la visión del “mundo” de nuestra Sagrada Torá y su relación con ella, aunque ellos mismos sabían que ese no era el verdadero significado de los textos.

La evolución y la Torá son dos paradigmas distintos. La evolución es un intento de explicar la vida en términos puramente materialistas. Las cosas suceden por casualidad y por necesidad. La Torá, por otro lado, nos dice que una fuerza singular, deliberada e inteligente se encuentra en todas las cosas y en todos los eventos.

O, puede decirse de esta manera: Tanto la evolución como el Génesis están de acuerdo en que la inteligencia humana comenzó como un montón de lodo. La evolución dice que si se deja suficiente barro durante el tiempo suficiente, eventualmente, a través de una serie de eventos aleatorios y la selección natural, se convertirá en un ser humano que fabricará computadoras y naves espaciales. Génesis dice que la inteligencia proviene de una mayor inteligencia.

O para simplificar aún más: la evolución dice que el fondo del universo está hecho de materia estúpida, y que la inteligencia es un accidente. Génesis sitúa la inteligencia en el corazón del universo y dice que la materia estúpida es una ilusión.

Aún más simple: la evolución dice que un universo estúpido puede crear seres inteligentes. Génesis dice que un universo inteligente a veces puede parecer una tontería, hasta que lo miras más profundamente.

La mezcla de los dos es, por tanto, una forma extrema de sincretismo.

Ya que estoy en eso, permítanme señalar que “natural” y “selección” son términos mutuamente incompatibles. Lo natural implica una necesidad ciega dictada por los patrones consistentes de la naturaleza. La selección implica inteligencia. No seré el primero en decir que este término es un oxímoron. Lo que estoy proponiendo, sin embargo, es que la elección de tal término indica que los científicos están reconociendo subliminalmente que aquí debe haber inteligencia trabajando. Este es precisamente mi punto: es mucho más intuitivo creer que la sustancia primaria del universo no es la materia, sino la inteligencia.

Por otro lado, no estoy dispuesto a creer que el creacionismo sea parte de la ciencia. Cómo es, precisamente, que una inteligencia supercósmica extrajo a todos estos seres del lodo primordial es algo que aún está más allá de nuestra ciencia. Tal vez algún día tengamos teorías que puedan explicarnos algo de esto en términos que podamos comprender. O tal vez no. En la actualidad, sin embargo, la evolución materialista carece lamentablemente de explicación.

Para ser justo con su pregunta, debo agregar que hubo quienes intentaron alinear el judaísmo y la evolución, algunos de los cuales eran estudiosos de la Torá bastante respetables. Ninguno de ellos, sin embargo, logró hacer una lectura plausible de Génesis con sus teorías. Su error proviene de la creencia de que la evolución de alguna manera ha sido científicamente probada. Esto simplemente no es el caso. Aunque las teorías de Darwin y sus contrapartes modernas pueden haber proporcionado un paradigma útil para algunos estudios, no respaldan el rigor al que debe someterse una teoría en la academia para ser aceptada como “probada”. Su único argumento para reclamar aceptación es el miedo endémico de la mente humana a decir: “No entendemos.»

Pirkei Derabbi Eliezer, cap 3 y siguientes,

Midrash Rabá sobre parashá Bereshit,

Tratado Sanedrín 38b, etc.

Fuentes