Nuestra capacidad de obtener el perdón de Di-s - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Conceptos básicos

Nuestra capacidad de obtener el perdón de Di-s

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Estamos perdidos con respecto a nuestra capacidad de obtener el perdón de Di-s debido a la pérdida de nuestro Templo?

Y cómo consagramos un anillo

 

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
1 En respuesta a tu pregunta, cómo consagramos un anillo. Consagrar significa separar algo del resto, como una mujer que es consagrada a su marido y se vuelve única para él y ella. El cuerpo de un judío es sagrado porque tiene un alma Divina en su interior. Objetos que utilizamos para cumplir preceptos especiales se consagran y se vuelven sagrados, y no se puede arrojarlos como los demás. Los rollos de la Torá, las mezuzot, los tefilín, los libros en la lengua sagrada y figure el nombre de Dios. Hay que enterrarlos en un lugar sagrado para que no sean mancillados. Los objetos como anillos y demás adornos, no tienen este nivel. Los hombres no usan anillos, y el anillo de matrimonio es utilizado como parte del casamiento, en que el marido consagra a la esposa como parte del compromiso matrimonial.

2 Respecto a la segunda, primero me gustaría señalar que esta pregunta no es específica de los sacrificios. Hay muchas mitzvot que no podemos realizar hoy debido a nuestro estado exiliado. (Vea hoy en día, ¿cuántos de los mandamientos de la Torá están todavía en vigor? ) Entre las otras mitzvot que no podemos observar hoy están la peregrinación al Templo para las festividades, muchos diezmos, muchas leyes asociadas con la pureza e impureza ritual.

Si bien estamos privados de estas muchas mitzvot, Di-s nos dio formas alternativas de realizar los beneficios que estas mitzvot nos brindaban (aunque no en su forma más ideal; de lo contrario, siempre podríamos habernos conformado con las alternativas). Usemos los sacrificios y las expiaciones como ejemplo:

Algunos han afirmado que la expiación solo se puede lograr mediante el sacrificio de sangre.

Este no puede ser el caso. Después de todo, una de las ofrendas que traía un pecador era el korban minjá , que estaba hecho de harina. 1 También encontramos en la Torá que tanto el incienso 2 como las donaciones monetarias 3 sirvieron para expiar al pueblo. 4 Cabe señalar que en ninguna parte de la Torá se dice que la expiación solo se puede encontrar a través del sacrificio, sin importar el sacrificio de sangre. 5

En la época del Templo, una parte importante de la expiación era normalmente un sacrificio llevado al Templo. Pero, ¿dónde nos deja eso hoy, sin templo y sin posibilidad de sacrificio? Busquemos en la Torá un precedente.

En el libro de Jonás, la gente de Nínive había pecado y Di-s iba a castigarlos. Cuando Jonás les mostró el error de sus caminos, ayunaron y oraron, y fueron perdonados. Lo mismo sucedió en el libro de Ester. Viviendo en Persia entre el primer y el segundo templo, ayunaron, se arrepintieron de sus pecados y fueron perdonados. Estos ejemplos históricos muestran claramente que cuando no hay Templo, todo lo que Di-s exige es teshuvá (arrepentimiento) sincero.

De hecho, esto siempre fue parte del sistema. El mismo rey Salomón, en su discurso de dedicación del primer templo sagrado, ya anticipa la posibilidad de que a Israel se le niegue el acceso al lugar santo:

Si pecan contra ti, porque no hay hombre que no peque, entonces te enojarás con ellos y los entregarás al enemigo, y sus captores los llevarán cautivos a la tierra del enemigo, lejos o cerca. Cuando piensan en la tierra donde fueron llevados cautivos, y se arrepienten, y te suplican en la tierra de sus captores, diciendo: “Hemos pecado y hemos obrado perversamente, hemos cometido iniquidad”; cuando regresen a ti con todo su corazón y con toda su alma, en la tierra de sus enemigos que los llevaron cautivos, y te oren hacia su tierra, que diste a sus padres, a la ciudad que tú escogiste, y la casa que he edificado a tu nombre; entonces oirás su oración y su súplica en el cielo, tu morada, y defenderás su causa ”. 6

Aquí hay un pensamiento sobre la expiación contemporánea (sin sacrificio):

Nuestros sabios nos dicen 7 que el mundo se basa en tres pilares: Torá, avodá (literalmente, “trabajo” o “servicio”) y gemilut jasadim (bondad y caridad). Podemos abordar este tema en particular desde la perspectiva de cualquiera de estos pilares.

Torá: El Talmud dice que quien profundiza en las leyes de los sacrificios es considerado como si realmente hubiera ofrecido un sacrificio. Al estudiar las leyes y sus significados, logramos la expiación y la cercanía a Di-s que logra un sacrificio.

Avodá: Reemplazamos el “servicio de Di-s” de sacrificio con la oración, el servicio del corazón expresado en palabras. En palabras del profeta Oseas: “Rendiremos las oraciones de nuestros labios en lugar de los sacrificios de bueyes”. 8 Como tal, las tres oraciones diarias están en lugar de los “servicios” y sacrificios diarios que se realizaban en el Templo. En Shabat agregamos la oración de Musaf, ya que se ofrecía un sacrificio adicional en el Templo cada Shabat. Otra vía para llenar el vacío.

Gemilut Jasadim: Dar caridad, darse uno mismo, también se considera un método para encontrar la expiación. Aquel que da a la caridad el dinero que tanto le ha costado ganar es, en cierto sentido, realmente entregándose a sí mismo, sacrificándose por un bien mayor. Ésta podría ser la forma máxima de sacrificio, ya que en realidad está dando algo de sí mismo: dinero que podría haberse gastado para su beneficio y ganancia personal.

Sin embargo, después de que todo esté dicho y hecho, su pregunta realmente debería seguir siendo una pregunta. Debemos hacerle esta pregunta a Di-s todos los días, preguntándole cuándo regresará al Templo en Jerusalén, para que de una vez por todas podamos llenar este vacío con el verdadero McCoy.

Espero que esto ayude.

Fuentes


  1. Mishn’3 Torá, Hiljos Teshuvá 1: 2-3.

  2. Muerte prematura a manos de Di-s ( Moed Katan 28a), y también un castigo espiritual que resulta de la “cortada” del alma ( Rambam, loc. Cit . 8: 1).

  3. Vaikra 16:30.

  4. Ver Shavuos 12b-13a; Yoma 85b.

  5. Incluso según la opinión de los Sabios, la intención es que, como explica el rabino Yehuda HaNasi , “la esencia del día trae expiación”. Sin embargo, los Sabios sostienen que para que la expiación generada por “la esencia del día” afecte a una persona, debe abrirse a su influencia a través de la teshuvá . Consulte el ensayo titulado “En uno con Di-s”, Patrones atemporales en el tiempo , vol. Yo, p. 47.


Skip to content