Matrimonio un trabajo de 3 - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Conceptos básicos

Matrimonio un trabajo de 3

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Shalom rabino,

Llevo 10 años de casada y tenemos 3 hijos, gracias a Dios sanos y buenos. Mi marido y yo llevamos una vida con dificultades pero nos amamos y llevamos adelante la casa. Pero los años de desgaste han provocado desencuentros y necesito saber cómo solucionarlos antes de que sea más grave.

Gracias por la labor que realizan,

Liliana

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Respetada Liliana, en respuesta a tu consulta, debes saber que has sido bendecida con un matrimonio del Cielo y los problemas que tienes son muy comunes en nuestra época. Con la ayuda de Hashem, la Torá a través de los sabios, y en especial del Jasidut, nos han dado herramientas para superar nuestros problemas, enfrentándolos desde una óptica diferente, más de rectificación y perfeccionamiento interior, con la sabiduría de los sabios eternos que tiene el pueblo de Israel.

Hay un verso del rey Salomón que encierra secretos Divinos:

“Quien ha encontrado una mujer ha encontrado el bien, y despertará la [buena] voluntad de Di-s”.

Rey Salomón Proverbios 18:22.

Cuando el hombre y la mujer se fusionan para ser una sola alma, encuentro que se da en la jupá al contraer el sagrado matrimonio, ellos tienen un proceso para así completarse y ser una sola neshamá.

La mujer, siendo más cercana a Hashem, su alma divina es en sí, la maestra para atraer y disolver el alma animal del marido.

El ego del alma animal del hombre, se refleja como un espejo en la luz que proyecta el alma divina de su esposa para que en sí, este ego y comportamiento animal del hombre, sea absorbido por el alma divina en la mujer y puedan en sí, anular el pecado y se conviertan los dos en una sola alma Divina.

El alma divina en la mujer, ayuda a el hombre a despertar en teshuvá y ser uno en santidad.

En este proceso del matrimonio, no solo está el hombre y la mujer. El matrimonio es una alianza entre el hombre, porcentaje mayor de alma animal y la mujer porcentaje mayor de alma divina y Hashem la unidad y creador de esas dos almas.

Aquí hay un trabajo gigantesco y maravilloso. Hashem es el centro de la unión matrimonial y realmente el creador y maestro de la enseñanza y en esta enseñanza, está la mujer como complemento, donde Hashem se manifiesta por medio de su alma Divina.

Aquí vemos que la esposa por medio de su paciencia y entrega incondicional, debe guiar a su marido a absorber su ego y eso no es posible sino por medio de la entrega total a Di.s.

Uno como mujer, debe ser ese ejemplo de tzadiká para influir en el comportamiento brioso del hombre.

La Shejiná es entregada a la mujer para que el hombre pueda ser completo.

La mujer tiene un trabajo gigantesco para completar a su esposo.

Es ella, el ejemplo de donde Hashem se manifiesta.

El ego del hombre es gigante y el debe como tal pensar más en la entrega y dedicación a su mujer.

Por eso cuando un hombre maltrata a su esposa y crea lashón hará hacía ella destruyendo su reputación, es el mismo ego animal brioso que no se deja controlar en si, por el alma divina de su mujer y ahí, como consecuencia, crea la amargura e infelicidad en el matrimonio y la misma destrucción de el mismo.

Volviendo al trabajo de la mujer, ella debe cuidar el sagrado matrimonio por medio del cuidado de su zeniut, recato y la ley de pureza familiar, del cuidado de la mitzvá del Shabat y apoyo total del cuidado del estudio en la Torá de su marido. Es en ella donde cae la mayor responsabilidad donde la luz del alma divina se manifiesta, donde Hashem trae la bendición a el hogar, shalom y ahavá, amor en el matrimonio.

Pero como había dicho anteriormente, el trabajo del esposo es la entrega total a su esposa, brindándole a ella seguridad, amor, apoyo y cuidado.

El debe en si hacer nulidad de el mismo rectificando su pecado y entregándose a su esposa para así Di-s, pueda manifestarse en bendición a la felicidad total del matrimonio.

Completando el trabajo en donde Hashem, el hombre y la mujer se complementan para la construcción de un matrimonio duradero.

Fuentes

Skip to content