Rectificar las trasgresiones e impurezas sexuales. - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Pareja

Rectificar las trasgresiones e impurezas sexuales.

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Le Pregunto al Rabino como puedo rectificar las trasgresiones e impurezas sexuales que cometí con mi boca, pues hoy estoy padeciendo el rigor de los juicios en la perdida de dientes. Gracias por su ayuda.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Ante todo debes consultar con un dentista responsable cómo recuperar la salud dental física. Lavarte los dientes diariamente y alimentarte como corresponde para estar sano en general.

El sexo es la fuerza más poderosa y omnipresente en la experiencia humana. Puede ser intensamente personal, significativo y creativo en un momento, y despersonalizado, sin sentido y descuidado en el siguiente. Gran parte de su gloria es que puede acercarnos lo más que podamos en la vida a experimentar el misterio de nuestra mortalidad, y por eso está santificado. Sin embargo, también puede ser una fuerza ciega, casi irresistible, que busca una liberación desenfrenada en el nivel biológico, y de esta manera se pervierte su santidad. Paradójicamente, el sexo, el impulso más caótico, poderoso y no instruido, solo puede experimentarse plenamente cuando incluye un elemento de disciplina y precisión.

El teólogo Helmut Thielicke postula una teología del sexo sobre la premisa de que ni siquiera una voluntad de hierro puede resistir verdaderamente su fuerza. En apotropus le arayot , el Talmud enseña: “Nadie puede garantizar la inocencia sexual de otro”. Hace mucho tiempo, los rabinos dijeron: “Cuanto mayor es el hombre, mayor es el deseo”, equiparando el poder personal y el poder libidinal. “La atracción sexual primero capta los ojos”, dicen los moralistas, “y la única forma eficaz de eliminar la inmoralidad es evitar su dominio en todo momento”.

Pero la tentación, en forma de revistas, libros y películas, es una industria multimillonaria que impregna nuestra sociedad. El abuso de la sexualidad humana ha llegado a un punto de inflexión estomacal, y parece que no hay forma de evitarlo: no hay ejercicio de voluntades universales, no hay cobertura permanente para los ojos. Es irónico que esta situación exista en un momento en que los cultos se están multiplicando, más personas están rezando y los ateos están siendo ridiculizados hasta la extinción. Parece que estamos en un momento de auge religioso y caída moral.

Puede preguntar, “¿Qué más hay de nuevo?” ¿No han denunciado los líderes religiosos y éticos a lo largo de la historia la falta de moralidad de la sociedad? Sí, pero hoy es diferente. No porque la santidad del sexo sea violada en la práctica, no porque la televisión atraiga la tentación al santuario interior de la familia, y no porque la gratificación sexual esté fácilmente disponible. Hoy se rechaza la moral sexual como ideal, se burla del pudor y se rechaza la castidad por anacrónica. Peor aún, están desapareciendo aquellos que defienden de manera articulada las normas morales, la modestia y la castidad; sus argumentos parecen irrelevantes.

La Biblia rechaza a quien hace sólo “lo que le parece bien” ( Deuteronomio 12: 8) . Hoy, la filosofía de que “el hombre es la medida de todas las cosas” no se limita a un grupo, es la herencia de toda nuestra sociedad. Si vamos a ser los árbitros finales de todo valor, se deduce que todo lo que sirve a nuestras necesidades se declara “bueno”. “La buena vida” es una vida dedicada a la experiencia sensual: tenis, esquí acuático, teatro. Estas actividades no son intrínsecamente incorrectas; pero es digno de mención que el término ético más básico se transfiere tan fácilmente al placer físico.

El Talmud relata que el sabio Rava una vez soñó que se le caían los dientes. Fue a Bar Hedya, un intérprete de sueños profesional, para averiguar su significado. El intérprete le dijo que sus hijos e hijas morirían (y él perdería el apetito en su dolor y, por lo tanto, no usaría los dientes).

Lo interesante es que esta anécdota se presenta en el contexto de una saga más larga en la que Rava y su colega Abaye soñaban constantemente sueños similares e iban a Bar Hedya para interpretaciones. Bar Hedya le dio a Abaye interpretaciones favorables cada vez, mientras que Rava recibió constantemente predicciones sombrías.

¿Por qué la discrepancia? El rabino que recibió la interpretación positiva estaba pagando a Bar Hedya, mientras que el otro no. Lo extraño fue que las interpretaciones se hicieron realidad.

La forma en que interpreta un sueño en realidad puede tener un efecto en su realización. El sueño en sí podría ser de cualquier manera: si dices que es malo, lo será. Si lo etiqueta como un buen sueño, entonces eso es lo que sucederá.

De hecho, el gran místico rabino Yoel Baal Shem enseñó que la caída de los dientes puede verse como un sueño maravilloso: los dientes son lo que usamos para moler nuestra comida, para poder digerirla. Representan la rutina diaria, el trabajo y el esfuerzo que dedicamos a ganarnos la vida. La caída de dientes en su sueño significa que escapará de la rutina, sus ingresos le llegarán fácilmente, no tendrá que moler mucho para comer.

Entonces, en última instancia, incluso un sueño con una connotación negativa puede ser positivo si lo interpreta como tal.

Las ciudades de Sodoma y Gomorra han llegado a personificar la depravación moral y la crueldad. Como leemos en la porción de la Torá de esta semana, el único recurso de Di- s fue destruirlos por completo y sus alrededores.

Las Escrituras son característicamente escasas cuando nos hablan de sus fracasos, y solo dicen que “la gente de Sodoma era mala, y pecaban mucho a Dios. Las fuentes talmúdicas y midráshicas nos dan un relato mucho más completo de la maldad y la impiedad espeluznantes que caracterizaron a estos pueblos.

Los pecados de los sodomitas surgieron de su intenso egoísmo, su falta de voluntad para separarse de todo lo que poseían.

Los sabios del Misnah enseñan: 7

Aquel que dice: “Lo mío es mío, y lo tuyo es tuyo”, esta es una característica mediana, otros dicen que este es el carácter de Sodoma.

La actitud de cada uno para sí mismo puede parecer inofensiva, pero como revelan estas historias, finalmente conducirá al verdadero mal.

Si bien las ciudades de Sodoma han retrocedido al pasado, la mentalidad que personificaron está viva y coleando. Nuestro trabajo es desarraigar y destruir esta mentalidad siempre que podamos, reemplazándola con amor y buena voluntad.

Por eso la rectificación de las desviaciones sexuales se rectifican ayudando al prójimo en lo que necesite con tzedaká, haciendo teshuvá, o sea arrepentimiento y decisión firme de no volver a cometer los mismos pecados. Y ayunos intermitentes de medio día dos veces por semana durante un año.

Fuentes

Skip to content