genetica - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Familia

genetica

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Shalom querido Rab. 🤓 Disculpe, hace poco estuve en una clase donde se terminó hablando de la edición genética.
Al final, se nos preguntó en la sala virtual en qué lado estaríamos si algún día se nos presenta la oportunidad de poder eliminar algún tipo de enfermedad genética por medio de las nuevas técnicas que existen y que saldrán en el futuro. Algunos, por sus creencias dijeron que no lo harían, otros que sí, algunos se peleaban en plena conferencia. Yo, decidí aguardar el asunto y preguntar… Nosotros, los que estamos en proceso de formación científica, pero que también reconocemos la Torá como el objetivo de toda ciencia ¿Qué es lo más correcto en éstos días, específicamente con esa parte de la edición genética?
Entiendo que incluso en la actual formación científica hay cosas que tal vez parezcan buenas, pero su esencia no es tan buena del todo.

Iehuda Churpin

1. Véase Nishmat Avraham, Even HaEzer 1: 5.
2. Véase John D. Loike y el rabino Moshe D. Tendler, “Manipulación del código genético de la vida: comparación de preocupaciones éticas seculares y halájicas” , Ḥakirah, Flatbush Journal of Jewish Law and Thought , vol. 18 (2014).
3. Tiferet Israel, Yadayim 4: 3, nota 27.
4. Véase Nishmat Avraham, Choshen Mishpat 425: 2.
5. Véase Nishmat Avraham ibid. para muchas pruebas de que la Torá responsabilizaba a las personas por sus acciones, incluso cuando no había una prohibición específica.
6. Ibídem.
7. Ramban, Génesis 1:28 .
8. Véase Loike y Tendler, “Manipulación del código genético de la vida”.
9. Ver Nishmat Avraham, Even HaEzer 1: 5 y Choshen Mishpat 425: 2.
10. Talmud, Berajot 10a.
11. Isaías 38: 1 .
12. Véase Loike y Tendler, “Manipulación del código genético de la vida”.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Cuando se trata del tema complejo y delicado del uso de la ingeniería genética para producir descendencia con características específicas, es importante tener en cuenta que existen muchas técnicas y métodos médicos denominados “ingeniería genética”, así como diversas razones por las cuales se puede optar por utilizarlos.Un método común de ingeniería genética es usar PGD (Diagnóstico genético previo a la implantación), que implica la detección de óvulos fecundados preimplantados para determinar si albergan mutaciones específicas que pueden causar ciertas enfermedades como Tay-Sachs o fibrosis quística. Después de las pruebas, solo los embriones que no presentan estas mutaciones genéticas se seleccionan para su implantación.Los métodos desarrollados más recientemente incluyen la edición de genes que permite agregar, eliminar o alterar material genético en ubicaciones particulares del genoma. Aunque estos métodos se pueden utilizar para eliminar varias mutaciones que causan enfermedades, en teoría también se pueden utilizar para seleccionar características específicas deseadas para el futuro bebé.Como es de esperar, esto conduce a todo tipo de dilemas éticos, morales y halájicos.

Cada método y procedimiento, incluidos los muchos que no se mencionaron aquí, tiene su propio conjunto de posibles problemas halájicos.

Además, en su mayor parte, todos los diversos métodos de ingeniería genética dependen de la tecnología de reproducción asistida, como la FIV, que en sí misma está plagada de posibles problemas halájicos.

En el caso de una gran necesidad, se pueden permitir ciertos procedimientos con la guía de un rabino experto para garantizar que todo se haga de una manera halajicamente aceptable.

Suponiendo que el procedimiento reproductivo real se realiza de acuerdo con la halajá, ahora podemos pasar a la cuestión general de la ingeniería genética.

Como es de esperar con las tecnologías nuevas y emergentes, existe un debate considerable sobre la permisibilidad de la ingeniería genética y, si está permitida, cuáles son sus parámetros.

Las diversas cuestiones planteadas por motivos morales incluyen “jugar a Di-s” y es una “pendiente resbaladiza”. Sin embargo, algunas autoridades halájicas señalan un principio expresado por el rabino Israel Lipschutz, autor del comentario clásico de la Mishná conocido como Tiferet Israel, que establece: “Cualquier actividad que no tengamos ninguna razón para prohibir, está permitida en la halajá sin tener que encontrar una razón para su permisibilidad, porque la Torá no menciona todas las cosas permisibles, sino más bien elabora solo aquellas cosas que están prohibidas”. Por lo tanto, en ausencia de una razón convincente para creer que muchos de estos procedimientos y técnicas están realmente prohibidos, podemos asumir que están permitidos.

Sin embargo, otras autoridades replican que Tiferet Israel no declara que “siempre que no se menciona ninguna prohibición, está permitido”; más bien, afirma, “siempre que no encontremos motivo de prohibición. . .” Por lo tanto, en una situación en la que incluso la persona promedio puede sentir intuitivamente en sus entrañas que ciertos aspectos pueden ser cuestionables, uno no puede simplemente afirmar que lo “predeterminado” es que es permisible sin antes de examinar cuidadosamente los temas.

Existe una diferencia entre usar la ingeniería genética para tratar una enfermedad hereditaria y usarla para cambiar las características del niño, como altura, complexión, inteligencia, color de cabello, etc.

Si se hace simplemente para tratar o prevenir una enfermedad hereditaria, entonces la mayoría de las autoridades halájicas están de acuerdo en que se permitiría, ya que es similar a otros tratamientos médicos. Esto es especialmente cierto cuando se trata de un tratamiento que puede salvar vidas; después de todo, existe una regla halájica que dice que pikuaj nefesh (salvar una vida) anula la mayoría de las prohibiciones de la Torá.

¿Qué pasa con el uso de la ingeniería genética para aspectos no médicos como la altura y el color del cabello?

Algunas autoridades postulan que aunque no tenemos una autonomía absoluta en la utilización de intervenciones médicas (por ejemplo, la eutanasia está prohibida incluso cuando el final está cerca), los seres humanos sirven como “socios de Di-s en el proceso de creación”. Con base en esto, opinan que “si se utilizan tecnologías de edición de genes para cambiar el color del cabello con riesgos mínimos o nulos para la salud, entonces la halajá permitiría que una persona use esta tecnología por sí misma. Sin embargo, si se asocian riesgos de salud mínimos o graves con el uso de este procedimiento, la halajá prohíbe los procedimientos de edición de genes para cambiar el color de su propio cabello o mejorar el atletismo sin una razón médica o psicológica válida. Del mismo modo, la halajá también prohíbe las aplicaciones no médicas de la edición de genes en su óvulo o niño fertilizado”

Otros, sin embargo, op

inan que no se deben utilizar estas técnicas con fines no médicos. Aunque Di-s le otorgó explícitamente a la humanidad no solo la capacidad sino la responsabilidad de curar y prevenir enfermedades, en cierto punto hacer cambios no médicos puede considerarse presuntuoso, como si supiéramos mejor que Di-s cómo hacer a una persona en particular.

Además, en esta etapa no conocemos necesariamente las ramificaciones de realizar estas alteraciones no médicas.

Con respecto a la cuestión del uso de procedimientos artificiales para elegir el género de un niño, el rabino Shlomo Zalman Auerbach, una de las principales autoridades halájicas del siglo XX, cita el siguiente incidente registrado en el Talmud:

El rey Iejezkel estaba enfermo y Di-s le ordenó al profeta Isaías que fuera a visitarlo. Cuando llegó, Isaías proclamó: “Así dijo el Señor: Pon tus asuntos en orden, porque vas a morir; no te pondrás bien [lit. ‘morirás y no vivirás’].”

Cuando Iejezkel preguntó por el motivo de su castigo, Isaías respondió: “Porque no te casaste ni participaste en la procreación”.

El rey Iejezkel explicó que había previsto por inspiración Divina que estaban destinados a surgir de él niños no virtuosos. (De hecho, su futuro hijo era el malvado rey Menashé).

A lo que el profeta replicó: “¡¿Por qué te preocupas por estas cosas ocultas del Misericordioso?! ¡Lo que se te ordena hacer (es decir, la mitzvá de la procreación) debes hacer, y lo que Di-s desea hacer, Él lo hará!”

Con base en esto, el rabino Auerbach dictamina que no se pueden usar procedimientos artificiales para elegir el género del niño (a menos que esté en el curso de la prevención de algún tipo de enfermedad). Aparentemente, lo mismo sería cierto con respecto a la elección de otras características.

Existe un debate considerable en torno a la permisibilidad del uso de la ingeniería genética en humanos. Aunque la mayoría opina que estaría permitido para fines médicos, cuando se trata de usarlo para fines no médicos, muchos opinan que no debe hacerse.

Además, incluso aquellos que apoyan la edición de genes opinan que, al menos por el momento, hasta que se conozcan todas las ramificaciones de la edición de genes en los niveles macro y micro, estas tecnologías deben usarse solo con fines médicos y no con fines no médicos.

Fuentes

1. Véase Nishmat Avraham, Even HaEzer 1: 5.

2. Véase John D. Loike y el rabino Moshe D. Tendler, “Manipulación del código genético de la vida: comparación de preocupaciones éticas seculares y halájicas” , Ḥakirah, Flatbush Journal of Jewish Law and Thought , vol. 18 (2014).

3. Tiferet Israel, Yadayim 4: 3, nota 27.

4. Véase Nishmat Avraham, Choshen Mishpat 425: 2.

5. Véase Nishmat Avraham ibid. para muchas pruebas de que la Torá responsabilizaba a las personas por sus acciones, incluso cuando no había una prohibición específica.

6. Ibídem.

7. Ramban, Génesis 1:28 .

8. Véase Loike y Tendler, “Manipulación del código genético de la vida”.

9. Ver Nishmat Avraham, Even HaEzer 1: 5 y Choshen Mishpat 425: 2.

10. Talmud, Berajot 10a.

11. Isaías 38: 1 .

12. Véase Loike y Tendler, “Manipulación del código genético de la vida”.


 


Skip to content