fbpx

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Bendiciones

Cuál es la bendición del trueno y el relámpagos

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim

Shalom rabino Jaim: Mi pregunta

Cuál es la bendición del trueno y el relámpago?

Muchisimas gracias. 🤔

En las reglas generales de bendición sobre truenos y relámpagos, trae el Shuljan Aruj con respecto a la bendición de los asteroides que caen, y es una especie de estrella fugaz como una flecha a lo largo del cielo de un lugar a otro y dura su instante como una chispa; Y sobre el terremoto y sobre el relámpago y sobre los truenos y de los vientos que azotan furiosamente, de todos los primeros de estos, dice: Bendito eres Tú señor nuestro Dos rey del Universo que hace los Actos de la Creación, y si quiere puede decir Bendito eres… cuya fuerza y poder llenan el mundo”.

En Maguen Avraham, se aclaró las cosas, lo que se cita en el Shulján Aruj respecto a la tormenta que se apaciguó, y el viento no se siente en todo el mundo, …hace los actos de la Creación” (En el nombre de Ierushalmi) Y entonces por qué lo omitió el Rebe, es por la antes mencionada, si escuchó un trueno y vio un relámpago como una bendición para ambos. Y lo que cita la guemará sobre la tormenta no es que comenzó en la noche y no permaneció dos horas sino que se interrumpió momentáneamente.

Y como es la costumbre de los legisladores, que discutieron y aclararon el asunto desde diferentes direcciones, el Majatzit Hashekel trae las palabras de Maguen Avraham y las discute; si según la ley escuchó cada uno por separado, puede bendecir por el trueno o el relámpago “que hace los actos de la Creación” o “que con su fuerza y poder está lleno el mundo”, pero el mundo tiende a bendecir al trueno “su fuerza y poder está lleno de mundo”, y por el relámpago “hace el acto de la Creación.

Quien ve una estrella fugaz, un cometa, un terremoto, vientos muy impetuosos o relámpagos – por cada uno de estos recita la bendición Barúj atá A-donái, E-lohéinu, Mélej haolám, osé maasé vereishít (“Bendito eres Tú, Di-s nuestro Señor, Rey del universo, que restablece la obra de la Creación”) {y si lo desea, recitará Barúj atá A-donái, E-lohéinu, Mélej haolám, shekojó ugvurató malé olám (“Bendito eres Tú, Di-s nuestro Señor, Rey del universo, cuyo poder y fuerza llenan el mundo”) [SBH, 13:15]}. (La bendición por la estrella fugaz se recita sólo una vez durante la noche, aun si se vio otra. Una vez que se ha dicho la bendición por el cometa no se vuelve a hacerlo sino sólo cuando no se lo vio durante 30 días).

Por el trueno, si se lo oyó luego de un relámpago, se dice: Barúj atá A-donái, E-lohéinu, Mélej haolám, shekojó ugvurató malé olám (“Bendito eres Tú, Di-s nuestro Señor, Rey del universo, cuyo poder y fuerza llenan el mundo”). Si se vio el relámpago y oyó el trueno al mismo tiempo, sólo se recita una única bendición: [Barúj… haolám,] osé maasé vereishít {si lo desea, recitará [Barúj… haolám,] shekojó ugvurató malé olám [SBH, 13:15]}. Asimismo, si ya se recitó la bendición Osé maasé vereishít por el relámpago e inmediatamente (toj kedéi dibúr, [el tiempo que lleva decir Shalóm aléja, Rabí] se oyó el trueno, no se precisa recitar una bendición sobre éste [último] ya que la del relámpago la incluye.

La bendición por el relámpago y el trueno sólo se recita inmediatamente cuando ocurren; pero si se demoró más que toj kedéi dibúr, ya no se debe decirla {según el Admur HaZakén se la debe decir sin mención del Nombre Divino y Su Reinado [SBH, 13:17]}.

Mientras tanto no se hayan dispersado las nubes, una bendición incluye todo [relámpago y trueno]. Si las nubes se dispersaron y los cielos se volvieron claros entre una serie de truenos y relámpagos y otra, debe repetirse la bendición. Los relámpagos que no están acompañados por truenos y son causados por el calor no son considerados realmente relámpagos y no se recita una bendición por ellos.

Quien ve el arco iris dice: Barúj atá A-donái, E-lohéinu, Mélej haolám, zojér habrít veneemán bivritó vekaiám bemaamaró (“Bendito eres Tú, Di-s nuestro Señor, Rey del universo, que recuerda el Pacto, es fiel a Su pacto, y guarda Su promesa”). Está prohibido observar el arco iris en exceso.

Y de todo lo anterior surge la práctica de que si ve el relámpago a la vez que escucha el trueno, bendice una bendición para ambos: “que hace los actos de la Creación”.

Si la congregación está diciendo Modím deRabanán (“Reconocemos…”, también esta persona se inclinará y dirá las palabras Modím anájnu laj (“Reconocemos con agradecimiento”), pero no más.

Hay autoridades que sostienen que está permitido interrumpir y recitar la bendición correspondiente si se escucha un trueno {y así escribe el Admur HaZakén [SAH, 66:4]}. Otras sostienen que no debe interrumpirse por ello.

 

Shulján Aruj Admur HaZakén 13:17.

Shuljpan Aruj Admur Hazakén 66:4.

Fuentes

Skip to content