Becerro de oro y otras historias - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Cuestiones de Fe

Becerro de oro y otras historias

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El Corán tiene una historia fantástica sobre cómo el becerro de oro cobró vida. Resulta que el Talmud lo antecedió con cuatro historias de magia totalmente diferentes que explican mucho más allá de lo que se puede inferir de la Torá, sobre el polvo de caballo del ángel encantado o una astilla de madera mágica egipcia que dio vida al becerro. Suenan como cuentos para niños. Si no es así, entonces están desafiando a Devarim 4.2, “No agregarás a la palabra que te mando, ni quitarás de ella”.
¿Estas historias fantásticas estaban destinadas a ser creídas o simplemente se usaron en sermones para avivar la imaginación de niños y adultos aburridos?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
¡Shalom y gracias por tu pregunta! Le gustaría comprobar la veracidad de algunas de las historias contadas sobre incidentes en la Torá.
En lo que respecta al Corán, no tengo información al respecto, y en lo que respecta a la Torá, no estoy seguro de a qué historias se refiere al becerro de oro, así que repasaré el básico hilo conductor de la historia, según el texto de la Torá y algunos de los comentarios clásicos.
Cuando los ‘hebreos’ (que iban a convertirse oficialmente en la nación judía en la entrega de la Torá) salieron de Egipto y salieron del estado de esclavitud, fueron acompañados por ‘las multitudes mixtas’. Estos eran egipcios que vieron los milagros que los judíos habían merecido y deseaban unirse a la nación judía, sin embargo, no fueron sinceros. En lugar de adoptar los nuevos valores del Sinaí, se convirtieron en agitadores y provocadores de la chusma. Además, poseían conocimientos de magia negra, que se practicaba ampliamente en Egipto en ese momento. (Volveremos a referirnos a eso más adelante).
Los mismos hebreos tuvieron que pasar por ajustes. ¿Sabes que un león que está acostumbrado a una jaula de cierto tamaño seguirá caminando dentro de los confines de la jaula vieja incluso cuando se lo transfiera a la nueva y más grande? Los hebreos estaban acostumbrados a no tener libertad de elección y no sabían cómo manejarlo. Habían sufrido abusos y tenían una mentalidad de víctima.
Todo esto fue el trasfondo del pecado del becerro de oro.
Cuando Moisés ascendió a la montaña para recibir los detalles de la Torá, la gente sabía que se suponía que regresaría después de 40 días. Sin embargo, hubo un error en el cálculo, y hay una explicación midráshica de que el Satán les mostró el ataúd (inexistente) de Moisés. De todos modos, llegaron a la errónea conclusión de que habían sido abandonados y se sentían muy inseguros. Las multitudes mixtas jugaron con esta inseguridad e instigaron el pedido de un Becerro de Oro. Aarón, el hermano de Moisés, trató de ganar tiempo diciéndoles a los hombres que fueran a recoger las joyas de sus esposas, sabiendo que las mujeres eran más fuertes en su fe y estarían menos dispuestas a cooperar, como de hecho fue el caso. Además, los rebeldes habían matado a su sobrino Hur, quien los había reprendido. Aaron no quería que incurrieran en más culpa a los ojos de Di-s.
Según una opinión, un hombre llamado Mijá que fue probado moralmente había rescatado un objeto sagrado de un incidente anterior y lo usó para darle vida al becerro. Según otra opinión, las multitudes mixtas utilizaron su brujería para darle vida.
Entonces, ¿cómo entendemos esto?

La Torá tiene cuatro niveles de interpretación y todos son válidos.
Pshat – el significado llano.
Remez – el significado que se insinúa
Drush – un nivel más profundo
Sod: el nivel esotérico o dimensión interior.
Todo esto es parte de la Torá que fue transmitida por Moisés. Los Midrashim son parte de la ley oral y vienen a impartir los aspectos psicoespirituales de los incidentes de la Torá. También pueden insinuar conceptos aún más profundos desde el aspecto esotérico y, a veces, no son necesariamente literales, pero llegan a impartir lecciones muy importantes.
La existencia de lo sobrenatural es un tema para otra pregunta.

Su insistencia por un dios que pudiera comprender, su andar a tientas por una fe progresiva entonada con los tiempos en los que puedan abrazar, pueden incluso inspirar respeto en los mortales insignificantes sin miedo, lidiando con los insolubles misterios eternos. Podemos incluso ignorar la asquerosa forma que tomó su dios.

Pero cuando todo su éxtasis religioso e inspiración terminó en una nota de lujuria, de liberación de su auto disciplina, de despojarse de los restos de Judaísmo, de pasarla bien, entonces sus motivos son sospechosos. ¿Buscan a Di-s o intentan escaparse de Él?

Ningún ideal puede ser examinado por sus expresiones verbales. Clamores espirituales no son una indicación de espiritualidad. Las acciones que lo inspiran son la medida del ideal que vale la pena. El judaísmo no es una prédica piadosa, sino que es vivir de acuerdo a las enseñanzas de la Torá.

¡Todo lo mejor!

Fuentes

Skip to content