12 tribus - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

categoría:  Midrashim

12 tribus

Nombre del rabino: Rabino Jaim Frim
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Estimado Rab. Por qué de las 12 tribus de Israel quedaron solo 3 y con otros nombres? Los Cohanim, los Levitas y la tribu de Israel?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Tu pregunta es la que nos hacemos desde hace más de 2000 años.

Las diez tribus que dividieron el reino de David después de la muerte del rey Shlomó fueron exiliadas por Asiria y sus huellas se perdieron.

Las diez tribus se separaron de las tribus de Iehudá y Biniamin (y con ellas los sacerdotes y levitas), en los días de Rejabam hijo de Shlomó y Ierobam hijo de Nabat rey sobre las diez tribus (Reyes 41:12).

El primero era Rey de Iehudá, y el otro rey de Israel.

También se separaron en su fe: la gente de la tribu de Iehudá se aferró a Dios, y los hijos de Efraim, un nombre colectivo para las diez tribus, porque las demás iban tras ellos, hicieron avodá zará, idolatría. Las diez tribus fueron exiliadas primero de Israel. En los días del rey de Israel, vino el rey de Asiria, y tomó las ciudades de las montañas de Galaad y Galilea y la tierra de Neftalí, y exilió al pueblo a la tierra de Asiria.

El exilio de las diez tribus fue en 3205 (555 era comun), y el exilio de Iehudá por Nebujadnetzar y la destrucción del primer Templo de Ierushalaim, a primera fue en 3338 (422 EC), después de 133 años.

La descripción de Efraim de la haftará de Rosh Hashaná está realmente dirigida a la realidad del día. Esta es una maravillosa profecía sobre la redención en general y la reunión de los exiliados en particular: “He aquí, los traeré de la tierra del norte y los reuniré de en medio de la tierra… Una gran multitud volverá aquí”. El llanto de nuestra madre Raquel también termina con la doble promesa “y volvieron de la tierra del enemigo”, “y los hijos volvieron a su frontera.” Es cierto, ¡aquí están de vuelta a sus límites! Más y más judíos han regresado a Eretz Israel en las últimas generaciones, inmigrando y viniendo de los cuatro rincones del mundo. Cientos y miles y decenas de miles, cientos de miles y millones. Regresen a Sion en nuestros días, Bendito sea Dios.

Pero “Efraim se tambalea” y grita: “Regrésame, y yo volveré, porque tú eres el Señor mi Dios”. Es decir, el regreso a Sion a la tierra de nuestros antepasados ​​es en sí mismo el comienzo de una teshuvá, de un regreso a la fuente, pero luego entendemos y sentimos que necesitamos llegar a una segunda respuesta, una respuesta mucho más verdadera y profunda, una respuesta. que le dará sentido a la primera respuesta en sí”. Porque después de mi regreso [la primera vez] fui reconfortado [la segunda vez]. Queremos un país, hemos establecido un estado, pero ¿para qué tenemos todo esto? ¿Para ser “como todos los gentiles? ¿Consumir una cultura barata de todo el mundo? Parece que hemos restablecido el reino de Israel bajo el liderazgo de Efraim…

La primera generación de los fundadores del estado, los que cumplieron el sueño sionista, tal vez se sintieron bien al respecto. Pero después de un tiempo, nos damos cuenta de que simplemente “esto no es todo” Hoy, a principios del 2100, la segunda y tercera generación del país sienten que es imposible seguir así. Arrepentirse verdaderamente, volverse directamente a Dios, con plena conciencia y directamente. En cualquier caso, el estado también se convertirá en el reino oscilante de Efraim en el “reino de Iehudá e Israel”, invocando el nombre del Hashem.

El amor y la misericordia de Dios por Efraim, el hijo amado y el hijo de la diversión, despierta a Efraim para que regrese a Dios, no para contentarse con una existencia distante y alienada, sino para restablecer una relación cálida y cercana con Dios.

 

Fuentes

Skip to content