La Curación del Diez de Tevet parte 1 - דעת - לימודי יהדות באור החסידות

Ask The Rabbi

Ask The Rabbi

La Curación del Diez de Tevet parte 1

El Diez Tevet, el día del comienzo del sitio de Jerusalén, es el comienzo de todos los eventos de destrucción que siguieron y, al final, el Templo fue destruido. El Rebe en sus charlas nos enseñó que es precisamente en el diez de Tevet que la “curación” se encuentra en todo el asunto del exilio. […]
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print

La Curación del Diez de Tevet parte 1

El Diez Tevet, el día del comienzo del sitio de Jerusalén, es el comienzo de todos los eventos de destrucción que siguieron y, al final, el Templo fue destruido.

El Rebe en sus charlas nos enseñó que es precisamente en el diez de Tevet que la “curación” se encuentra en todo el asunto del exilio. Cuando se impone un asedio a una ciudad, todos se ven obligados a permanecer juntos dentro de las murallas de la ciudad. El asedio de Jerusalén creó una oportunidad de unidad que el pueblo de Israel pudo, y era necesario canalizar positivamente. Esta es la curación, a través de la cual el pueblo de Israel puede prevenir por completo el exilio, que vino debido al odio gratuito (excepto que esta oportunidad no se aprovechó en ese momento).

El Diez Tevet nos recuerda que la “cura” de todos los exilios externos e internos es el amor a Israel y la unidad de Israel.

Como es sabido, la falta de unidad, la controversia, la riña y el odio gratuito son la raíz de todos los problemas internos y externos del individuo y del conjunto, y todos los demás problemas surgen y se alimentan de ellos.

Este principio se explica en detalle en los maamarim jasídicos sobre el mandamiento “Recluta gente de ti… Para dar la venganza de Dios sobre Midián”. El punto de la explicación (como se indica en detalle en el tratado “Recluten”), es que “Midián” proviene del concepto controversia y disputa, y es “la fuente de la existencia del mal”.

Es muy difícil confrontarse con la raíz que está en el fondo de las cosas. Es más fácil lidiar con los síntomas externos, tratar los síntomas, pero tratar la raíz del problema es el tratamiento adecuado, aunque es importante saber que requiere especial esfuerzo y atención.

Cuando se resuelve el problema de raíz, los resultados negativos que crea se corrigen automáticamente. Sin embargo, cuando se ignora la raíz la solución de los síntomas que la acompañan será solo una solución temporal y el problema principal seguirá siendo el mismo.

sigue en la segunda parte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Skip to content